Matar a Rasputín

“Como testigo íntimamente vinculado a los acontecimientos que se desarrollaron en torno al trono de Rusia, tenía la obligación de contribuir a que la verdad más absoluta saliera a la luz. En nombre de esa verdad quisiera contar aquí todo aquello cuanto vi y oí. Por ello he decidido contar el penoso sentimiento que oprime mi corazón al evocar el pasado, y aunque todavía me siento embargado ante la idea de que, a pesar de nuestro esfuerzo por liberar a Rusia y a la dinastía de las garras de Rasputín, la influencia nefasta de aquella miserable criatura tuvo como epílogo la matanza salvaje de la familia imperial en los sótanos de la casa Ipatiev, en Ekaterinburg.” Félix Yusupov.

Estas fueron las palabras que incluyó el príncipe Félix Yusupov en el prólogo de su libro “El final de Rasputín”. El asesino confeso de Grigori Rasputín, publicó este libro en 1927, diez años después de haber acabado con la vida de aquel al que llamaban “el monje loco”.

Seguir leyendo “Matar a Rasputín”

El superviviente de Pompeya

Ni siquiera sabían que vivían tan cerca de un volcán. Nunca hubieran imaginado que sus vidas fueron sentenciadas desde el momento en el que eligieron vivir en Pompeya o en Herculano.

El Monte Vesubio nunca fue registrado en la antigüedad como un volcán. En libros como en el de “Historia Natural”, enciclopedia escrita durante el siglo I de nuestra época sobre astronomía, matemáticas , geografía y otras ciencias, simplemente se denomina al monte como “un lugar donde se crían ásperos vinos”. El motivo es porque, aunque el monte ya había presentado actividad volcánica miles de años antes, la última erupción previa a la destrucción de las dos ciudades había sucedido más de 700 años atrás y el imperio romano no tenía registro de ella.

Miles de personas vivían ajenas a la proximidad del infierno que se fraguaba bajo sus pies.

  Seguir leyendo “El superviviente de Pompeya”

Madame Curie

Si fuera necesario elegir a una sola mujer en la historia que ofreció su vida en pos de la ciencia, del progreso y del conocimiento más absoluto, para mí, esta sería sin duda Marie Curie.

Marie Curie no fue solo una destacada científica, que ya es mucho decir cuando hablamos de los siglos XIX y XX, además de eso con su trabajo lograría cambiar el curso de la ciencia para siempre.

Marie nació en el 7 de Noviembre de 1867 en un pequeño apartamento del número 16 de la calle Freta, del casco antiguo de Varsovia. Se la bautizó con el nombre de Maria Salomea por ser el nombre de sus dos abuelas. Sus padres, el físico y matemático Władysław Skłodowski y su madre Bronisława Boguska, una culta y destacada maestra de escuela, ya tenían cuatro hijos cuando Maria llegó al mundo.

Seguir leyendo “Madame Curie”